Que no gane la democracia

El problema de género es una realidad. No estamos reducids únicamente a la  gran binaridez impuesta hombre-mujer que refuerza la sociedad. En este post, se desarrollará una parte del lenguaje: el inclusivo.

Amargamente, me encanta decir que el lenguaje únicamente sirve para comunicarnos y construir formas de pensar. Como diría Wittgenstein, “los límites de mi lenguaje son los límites de mi conocimiento”, y oprimir a una parte de la población es apartarla del imaginario colectivo. Y sí, como nos encanta ser egoístas, si no pertenece a la intersubjetividad que crea sociedades (cultura y tradición por transmisión-habituación), también tú, o yo,  cualquiera, nos negamos oportunidades. Por extensión.

Al margen de vivir condicionados por la presión social, la mayor hateada o pega que se le pone al lenguaje inclusivo es su falta de dogma y negar que generalizar con masculino no es exclusivo. Bueno pues para ess seguidores con poca imaginación que prefieren que les digan qué hacer y cómo, sí, tranquils: hay una guía de uso. Y si el problema es el amparo institucional, el siguiente planteamiento sería sobre la autoridad. Y el lenguaje inclusivo también engloba expresiones violentas que son utilizadas como arma degradante.

El lenguaje es machista. Su tradición es machista y si ls puristas lo inciden como neutro, la práctica fue reservada para hombres y se instauró así. Se puede tomar como referencia La Biblia y sus traducciones a lo largo del tiempo como ejemplo ilustrativo.

¿Seguro que no hemos asumido un rol machista en el lenguaje?   cute121.gif

No revisar y normalizar invisibilizar la cuestión de género, considerarla parcial y expresarla así en las comunicaciones, perpetúa la dominación del hombre cishet y sus pluses, como tabúes, dificultad en información y burlas a personas fuera de ese sistema.

El patriarcado nos está matando.

Que no gane la democracia.

hxht0c.jpg

Páginas web revisadas:

Mujer palabra: lenguaje inclusivo

Mujer palabra: sobre el lenguaje

El lenguaje como transmisor de elementos culturales

—-

Guía de uso del lenguaje inclusivo de género

 

 

Anuncios

TABÚ DE LA DEBILIDAD HUMANA

Primero quiero explicar por qué he considerado tabú la debilidad del ser humano. La debilidad siempre se ha entendido como falta de fortaleza física y psíquica, que forma parte de personas fáciles de manipular, de engañar, de hacer daño, que carecen de independencia o autonomía. Pero ¿por qué le damos un significado tan duro, triste o malo?

La debilidad forma parte del ser humano, es una característica  que nos ayuda a vivir con la verdad. Debilidad y fortaleza van unidas, las entendemos como antónimas la una de la otra, pero no tomamos consciencia de que ambas se necesitan para existir.

Nos hemos habituado a esconder nuestra realidad, nuestros complejos, dolencias, sentimientos. Síntoma de la desconfianza hacia el otro. ¿De dónde parte dicha desconfianza? ¿del instinto de supervivencia? ¿O bien del miedo con el que las cúpulas de poder nos controlan? Una sociedad real, que muestra debilidades para después poder asumir fortalezas, es una sociedad libre.

Nos han educado para que la verdad nos asuste y creamos que somos más fuertes escondiéndola. Pero el mayor de los problemas no es que la escondamos a la sociedad, si no que escondamos nuestra propia verdad de nosotros mismos.

La debilidad es bella porque es verdad. La debilidad muestra al ser humano tal cual es, en su conjunto. Estamos en una época en la que es cotidiano ver cómo la gente acude a las farmacias a por ansiolíticos, al psicólogo para poder descifrar lo que sienten por dentro;  esta serie de situaciones son consecuencia de la retención continua de sentimientos, de la falta de libertad de las personas dentro de sus propias familias, círculos de amigos, trabajo, etc. Se nos exige ser fuertes constantemente, llevándonos a un continuo control de nuestros impulsos, lo cual genera un estado cada vez más alto de frustración y ansiedad.

 

La debilidad del ser humano es el mayor tabú de la historia, puesto que esconde la mayor verdad, la de uno mismo.

¿Tenemos miedo a descubrir nuestra propia verdad?

Alba Gutiérrez García

Ser judío en España

Historico-reconocimiento-ciudadania-sefaradies-AFP_CLAIMA20150611_0179_28

En la presente entrada me gustaría hablar sobre un tabú que no es en sí un tabú de toda la sociedad española, sino más bien de una pequeña parte de ella, los españoles de religión judía que viven en nuestro país.

Esta entrada se me ocurre a raíz de compartir una cena con una buena amiga de la infancia la cual me comenta que ha conseguido una plaza como psicóloga en el Sistema Madrileño de Salud y me explica sus dudas en torno a contar su origen en su nuevo puesto de trabajo. Ella es judía sefardí. No sabe si contarlo u ocultarlo. No se trata de un debate nuevo para mí, por desgracia, ser judío en España comporta un riesgo social en cuanto a que si decide normalizarlo, te expones a sufrir aislamiento en muchos ámbitos de la vida pública por tu única condición de poseer un origen diferente a la de la mayoría.

En una aproximación en cifras en torno al pueblo judío en España en la actualidad, a día de hoy, en España viven aproximadamente unas 50.000 personas de origen judío, si lo comparamos con los casi 47.000.000 millones de personas que vivimos en España,  no alcanzan ni tan si quiera el 2% de la población total de nuestro país pero, sin embargo, más de la mitad de la población en España se declara anti judío o antisemita. ¿Cómo puede ser esto? La mayoría de las personas en España no han conocido a un judío en su vida, y si lo han hecho probablemente no supiera que lo era y es más, según los datos de estudios realizados por la Federación de Comunidades Judías de España, ni un 5% de la población en España conoce en profundidad esta religión ni a sus integrantes. Me repito la pregunta, ¿cómo es posible que haya tanto odio hacia ellos entonces?

La respuesta es muy sencilla, la gente confunde judaísmo con Israel, si bien es cierto que son dos conceptos que caminan de la mano, tienen diferencias radicalmente diferentes; éstas son desconocidas por gran parte de estos antisemitas que beben de una información distorsionada que se propaga como la espuma por los medios de comunicación, son continuas las confusiones que realizan los periodistas en torno a términos como judío o israelí, usándolos indistintamente cuando poseen marcadas diferencias. Un ejemplo de ello es el venerado por muchos y odiado a nivel profesional por otros, Jordi Évole el cual tiene la desfachatez de hacer un programa de investigación sobre el conflicto palestino-israelí y usar indistintamente términos como israelita, israelí o judío.

Así pues, los judíos en España consideran que no es fácil vivir aquí profesando una de las religiones más odiadas por la población española, y es que los ataques antisemitas están a la orden del día para estas personas. La gente confunde antisemitismo con antisionismo, y los judíos tienen miedo de normalizar su religión, no se sienten con fuerzas para exteriorizarla, es un tabú para ellos, no saben cuándo lo pueden contar y cuando no, por ello al final, deciden hablarlo de puertas hacia dentro porque en palabras de esta amiga, “estoy harta de que me dejen de hablar y me llamen asesina cuando yo no he matado a nadie, es como si yo llamo ladrones a los españoles porque los políticos aquí son unos corruptos”.

¿Qué podemos hacer nosotros? Creo que debemos informarnos, porque este fenómeno es terriblemente peligroso, no podemos seguir hablando sin saber, estamos provocando tabúes tan nocivos para las personas como es este: tener que ocultar algo tan importante para muchas personas como es su religión.  Debemos hablar con conocimiento, generar debates y por supuesto, ser crítico con las políticas del Estado de Israel si así lo consideramos, pero siendo conscientes de las diferencias que hay entre una nación y sus gentes. No creo que desear la muerte de nadie y atacarle por su condición de diferente sea el mejor camino para la tan ansiada tolerancia, tampoco creo que formar parte de un sentimiento de odio y generador de tabúes por la condición de tener un Dios diferente, ayude a la paz porque no olvidemos aquella conocida frase de Gandhi, “no hay camino a la paz, la paz es el camino”.

Noelle-Neumann decía en su libro La espiral del silencio “hoy se puede demostrar que, aunque la gente vea claramente que algo no es correcto, se mantendrá callada si la opinión pública (opiniones que se pueden mostrar en público sin temor al aislamiento) y, por ello el consenso sobre lo que constituye el buen gusto y la opinión moralmente correcta, se manifiesta en contra”. (Noelle-Neumann, 1995)

MERCEDES MURIEL 

MADRES DE ALQUILER

ALQUILER

Hoy en día cada vez son un número mayor las parejas afectadas por la infertilidad, lo que les imposibilita tener hijos de manera tradicional. Estas parejas consiguen hacer realidad el sueño de ser padres a través de las técnicas de reproducción asistida. Sin embargo, en ocasiones estas técnicas también fracasan, por lo que una de sus últimas opciones es la adopción. Esta también presenta dificultades puesto que conlleva un elevado coste además de la dificultad que supone cumplir con todos los requisitos necesarios, todo esto se suma al largo proceso de trámites y espera hasta la adopción del niño.

Como última opción estos padres pueden optar por la maternidad subrogada, comúnmente conocida como vientre de alquiler. Esta práctica no está legalizada en España, por ello los padres deben desplazarse a países donde si está permitida y legalizada como Ucrania, India Rusia, México y Estados Unidos.

El vientre de alquiler es el proceso en el cual una mujer ofrece su útero con el fin de gestar el hijo de otra pareja. Este proceso es muy complejo por lo que se necesita de médicos, psicólogos y profesionales jurídicos para así poder asegurar que el procedimiento se ejecute de manera adecuada tanto para la madre subrogada como para los futuros padres. Al nacer el niño, la madre gestante renuncia de manera voluntaria a los derechos y obligaciones sobre el menor por lo que estos pasan a los padres intencionales, los cuales asumirán la paternidad legal.

Existen dos tipos de subrogación.

En primer lugar, la subrogación tradicional o completa, esta implica que la madre subrogada aporte sus propios óvulos que serán inseminados de forma artificial por el futuro padre. En este caso el proceso conlleva cuestiones emocionales, éticas y legales complejas ya que la madre subrogada está implicada biológicamente en el proceso. Por ello, esta práctica cada vez se encuentra más en desuso.

En segundo lugar, la subrogación gestacional, en este caso el futuro bebé va ser fruto de la fecundación del óvulo y del esperma de los futuros padres, por lo que la madre subrogada se encargará únicamente de gestar al embrión durante el embarazo. Por ello, esta práctica es la más utilizada ya que la portadora de la gestación no tiene lazos biológicos con el bebé.

Al igual que en la adopción, este proceso tiene un coste muy elevado que oscila entre los 20.000 y los 20.000€, además para ser madre de alquiler también se requiere cumplir con ciertos requisitos.

Ser una mujer entre 25 y 35 años de edad, tener un buen estado de salud hecho que se comprobará a través de exámenes físicos y psíquicos, no consumir drogas ni medicamentos que puedan ser perjudiciales para el feto, no poseer ninguna enfermedad de transmisión sexual y haber sido madre al menos una vez sin complicaciones durante el embarazo

En España este tipo de prácticas son ilegales, no obstante, si unos futuros padres acuden a otro país para realizar una maternidad subrogada, pueden volver a España e inscribir al niño de manera legal en nuestro país.

ENLACE DE INTERÉS:

 

NINOSKA TATIANA BURGOS BOLAÑOS.

LA REPRODUCCIÓN ASISTIDA

La reproducción asistida consiste en la utilización de técnicas y tratamientos médicos utilizados, en caso de problemas de fertilidad en la pareja u otros, con el objetivo de favorecer un embarazo. Existen diferentes técnicas de reproducción asistida:

Como he mencionado anteriormente, la reproducción asistida es solicitada por aquellas parejas que tienen problemas de fertilidad y eso les impide el embarazo. Existen otros casos, como aquellas mujeres que quieren ser madres solteras o también, las parejas homosexuales.

La reproducción asistida, durante muchos años, ha sido y sigue siendo un tema tabú en nuestra sociedad. ¿Cuál es el problema? ¿Por qué no se habla de ello?

La infertilidad es un tema que se oculta ya que se asocia fertilidad masculina con virilidad. Además, es por eso que cuando surge un problema de fertilidad en la pareja, la mujer suele ser siempre la que se somete a una revisión ginecológica antes que el hombre. Por tanto, sigue siendo un problema social que este tema, tan normal como es concebir a un hijo utilizando métodos que favorezcan al embarazo, sea un tema poco hablado públicamente.

Por otra parte, en el caso de parejas homosexuales o madres solteras que deciden tener hijos mediante la reproducción asistida, siguen siendo atacados con típicos argumentos de poco peso y ya muy escuchados, como por ejemplo: <<Los niños necesitan tanto la figura materna como la paterna, no dos madres, dos padres o ausencia del padre desde el nacimiento del niño. Además, ¿Qué les van a decir sus compañeros en el colegio?>>, entre otros argumentos sin fundamento y generados por la ignorancia de la sociedad en relación a temas que necesitan una normalización inmediata.

Por tanto, se debería empezar hablando de estos métodos de reproducción con las personas más cercanas como son la familia y amigos, y dejar atrás esos estereotipos asociados con la fertilidad, tanto masculina como femenina. Además, el deseo de experimentar la maternidad o paternidad, ya sea solo o con pareja, no entiende de prejuicios.

images46UVHLMU

MARINA FLORIT REURER

ENLACES:

http://www.reproduccionasistida.org/las-tecnicas-de-reproduccion-asistida-todavia-un-tema-tabu-en-algunos-paises/

http://estudioesterilidad.com/portfolio/infertilidad-tema-tabu/

http://www.creandounafamilia.net/tag/tabu/

 

 

 

FAMILIAS HOMOPARENTALES

1

Son familias homoparentales aquellas compuestas por dos hombres o dos mujeres, con hijos biológicos de alguno de ellos, mediante la maternidad subrogada, a través de una adopción y mediante la inseminación artificial en el caso de las mujeres.

Hasta hace relativamente poco, los matrimonios entre personas del mismo sexo no estaban permitidos en España. Sin embargo, con la aprobación de la ley 13/2005 se permite el matrimonio entre personas del mismo sexo, a raíz de esta y de otras reformas legislativas se asume la existencia de familias homoparentales.

En la actualidad, muchos se preguntan si los niños criados en este tipo de familias, sufren algún tipo de problema, rechazo o discriminación.

En esta entrada mostraré algunos estudios a favor y en contra de las familias homoparentales, sobre todo relacionado con la crianza de los hijos.

Uno de los argumentos más comunes que utilizan aquellas personas que se posicionan en contra de este tipo de familias, es que los niños criados por personas del mismo sexo, tendrán orientaciones sexuales y de género confusas u homosexuales. Este argumento es sostenido por George A. Rekers, profesor de neuropsiquiatría y ciencias del comportamiento en la escuela de medicina de la Universidad de Carolina del Sur, a través de una investigación en la que plantea conclusiones científicas sobre la inviabilidad de la adopción por parte de parejas homosexuales. Plantea que existe mayor probabilidad de que los menores adoptados por personas del mismo sexo, desarrollen una tendencia homosexual, que aquellos criados en una familia heterosexual, ya que los menores tienden imitar los roles de vida de sus padres.

Sin embargo, Susan Golombok, Directora del Centro de Investigación para Familias en la Universidad de Cambridge, realizó diversos estudios donde afirmaba que no había ninguna diferencia en lo que respecta a la orientación sexual, género ni rol de género entre hijos de familias homosexuales y heterosexuales.

Una de las investigaciones más completas hasta el día de hoy es el Estudio sobre Nuevas Estructuras Familiares, realizada por el profesor de la Universidad de Texas Mark Regnerus en el año 2012. Regnerus afirmaba que los niños criados en familias homoparentales sufren serias consecuencias negativas tanto a nivel psicológico, emocional y económico.

En contraposición, encontramos diversos estudios que indican que los niños y niñas criados en familias homoparentales no padecen ningún trauma, en todo caso sufrirán la falta de civismo e intolerancia de terceras personas, estas investigaciones también demuestran que estos niños presentan actitudes más pacíficas, sociables y tolerantes.

Tras realizar esta entrada podemos observar una paradoja, ya que siguiendo algunos argumentos, los niños y niñas criadas en familias homosexuales tendrán tendencias homosexuales en la edad adulta, si esto se cumple del mismo modo los niños y niñas criados en familias heterosexuales desarrollarán tendencias heterosexuales en la edad adulta. Como podemos observar esto no es real, ya que la orientación sexual de cada uno es individual y propia y no depende del tipo de familia en el que seas criado.

2

ENLACES DE INTERÉS

-trailer familias por igual:

MARINA RUIZ MARTÍNEZ

LOS TCA

untitled

En esta entrada se pretende dar información sobre los TCA y, centrándonos en la anorexia y bulimia, saber cuáles son los mitos, factores que influyen y el tabú de estas enfermedades.

¿Qué es un TCA?

Según la Asociación contra la Anorexia y la Bulimia:

Los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA), son trastornos mentales caracterizados por un comportamiento patológico frente a la ingesta alimentaria y una obsesión por el control de peso.

Hay diferentes tipos de TCA, entre ellos los más conocidos son la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa, aunque también existe la vigorexia, ortorexia, trastorno por atracón, entre otros.

Las causas de los TCA pueden ser diversas: factores individuales, familiares y/o sociales.

Aunque estas causas se vean muy diferentes, en verdad están muy relacionadas ya que, se entiende como factores sociales cuando se habla de estereotipos, presión social, importancia y críticas sobre el físico. Por tanto, ya se están dañando los factores individuales como es la autoestima de la persona siendo muy variable según la etapa vital en que se encuentra, generalmente la adolescencia. Además, dependiendo de las circunstancias familiares que se están viviendo puede influir a la hora de padecer un TCA.

¿TEMA TABÚ EN LA SOCIEDAD?

La anorexia, aunque sea un tema actual en la sociedad, no se habla sobre ello. Existen mitos y carencia de información acerca de los TCA. Algunos de estos mitos son, ‘La anorexia y la bulimia son producidos por los alimentos’, ‘Los únicos TCA que existen son la anorexia y la bulimia’, ‘La anorexia no puede ser tratada’. Uno de los más frecuentes y más escuchado: ‘Solo las mujeres pueden padecer un TCA’, ‘La anorexia y bulimia solo es cosa de chicas jóvenes’, ‘La anorexia es una enfermedad que solo afecta a mujeres y de clases sociales altas’. Mentira. Es verdad que la adolescencia es una etapa vital en la cual se empieza a desarrollar nuestra personalidad y muchos factores influyen en nuestros cambios, pero no es necesario que los TCA solo influyan en adolescentes. Además, aunque sea más común en mujeres no quiere decir que sea exclusivamente una enfermedad que afecta al sexo femenino ya que los TCA en los hombres también existen y no se habla de ello. Por último, no hace falta recalcar que estos tipos de trastornos pueden afectar a personas de cualquier estrato socio-económico, étnico e ideológico.

Por tanto, la anorexia y la bulimia son dos enfermedades del trastorno de la conducta alimentaria pero no se deben dejar de lado los otros TCA existentes, ya que son de igual importancia y necesitan un seguimiento médico para ser tratados correctamente y solucionarse. Muy importante también la concienciación de estas enfermedades producidas mayoritariamente por la importancia del físico, el concepto de belleza en la publicidad, tiendas de ropa, medios de comunicación y en nuestra sociedad.

ENLACES:

http://www.eixdiari.cat/opinio/doc/45017/tema-tabu–trastornos-del-comportamiento-alimentario.html

http://www.bbc.com/mundo/noticias/2014/04/140409_salud_trastorno_alimenticio_hombres_gtg

http://www.acab.org/es/documentacion/que-son-los-trastornos-de-la-conducta-alimentaria

http://www.prensa.com/salud_y_ciencia/mitos-anorexia_0_4303819718.html

VIDEO:

http://www.mitele.es/programas-tv/conexion-samanta/temporada-7/programa-73/

 

MARINA FLORIT REURER

EL TABÚ DE SER PUTA

Antes de comenzar a desarrollar el tabú de la prostitución es necesario definirlo; según la RAE prostituta es aquella persona que mantiene relaciones sexuales a cambio de dinero. Actualmente el término trabajadora del sexo ha sido acuñado por aquellas prostitutas que se autodefinen como mujeres libres, independientes y empoderadas, con la intención de visibilizar su autodeterminación para ejercer dicha profesión.

mascaras

 

¿Por qué es un tabú ser prostituta? Las sociedades actuales reflejan la prostitución como producto de la violencia machista. Se considera que el ejercicio de la misma es consecuencia de la manipulación del hombre sobre la mujer, despojando así el poder de autodeterminación de las mismas. Esto sitúa a las trabajadoras sexuales en una posición inferior, victimizándolas y quitándolas todo su poder de elección sobre sí mismas. ¿Pero por qué el trabajo del sexo es considerado un trabajo que nadie querría ejercer? Es posible que tenga relación con dos factores fundamentales; por un lado la mitificación del sexo en nuestras sociedades, que aún hoy se concibe como algo íntimo y sagrado. Y por otro, con la negación a las mujeres de su sexualidad y empoderamiento sobre la misma.

Cabe decir, que la prostitución no siempre ha sido una profesión tabú. En la antigua Grecia durante el s. IV las mujeres con mayor independencia social y económica eran las llamadas hetairas, mujeres cultas que intercambiaban sexo a cambio de dinero. Mientras que la mayor parte de las mujeres eran desposadas a una edad muy temprana quedando tuteladas por sus maridos. Por tanto, la prostitución era una salida a la independencia de la mujer, para poder crecer intelectual y personalmente.

Los tabúes, también son creados por la ausencia de leyes que los legitimen. Actualmente en España la ley no sólo no legitima el trabajo del sexo, sino que lo criminaliza; multando a los clientes y a las trabajadoras. Pero volviendo a otras civilizaciones, contemplamos una realidad muy diferente. Durante el s. XVIII en la antigua Mesopotamia se consideraba la prostitución como un oficio digno, con deberes y derechos que eran protegidos en las leyes aguardadas bajo ”El Código de Hammurabi”. En él se regulaban los derechos de herencia de las prostitutas. Es irónico ver cómo las sociedades no siempre evolucionan de forma positiva.
Varias veces he hecho referencia a la dignidad humana, la cual siempre se pone en duda cuando se habla de prostitución, bien sea para criminalizarla o para victimizarla. La Real Academia Española define la dignidad como la gravedad y decoro de las personas en la manera de comportarse. Al contemplar dicha acepción, me pregunté ¿qué es el decoro?; según la R.A.E sitúa como primera acepción ”honor, respeto, reverencia que se debe a una persona por su nacimiento o dignidad”; y en segunda acepción ”pureza, honestidad y recato”. Ninguna de las definiciones sobre la dignidad humana la concibo como válida. Considero que el ser humano es digno por su condición de ser vivo, y se merece respeto por el mismo.

Me llaman calle de Manu Chao. Dedicada a todas las trabajadoras del sexo, prostitutas, putas que luchan cada día contra el estigma que la sociedad lanza sobre ellas.

Alba Gutiérrez García

Etimología

Prostitución en la historia

Hetairas

Código de Hammurabi

Antecedentes de la prostitución

Terminología y conceptos en prostitución

Ley Orgánica 4/2015, 30 de marzo, de protección de la seguridad ciudadana

Definición de decoro

Definición de prostituta

Relaciones abiertas

b1djk6paps6ovimrsrz1

En la presente entrada voy a tratar de poner un poco de luz sobre la cuestión de las relaciones abiertas y los mitos del amor romántico.

En primer lugar, creo que es importante delimitar qué se entiende por relación abierta. Así pues, entendemos por relación abierta como aquella unión libre donde ambas partes acuerdan unos funcionamientos determinados y unas dinámicas en relación a su pareja; normalmente se permite la posibilidad de tener relaciones sexuales fuera de la pareja sin que estos sea considerado infidelidad y suponga un problema para la continuidad de la pareja.  Esta forma de entender la pareja, se trata de un término medio entre las relaciones tradicionales que acostumbramos a tener la mayoría de las personas en esta aula, y el otro extremo que sería el amor libre entendido como una poligamia o monogamia continuada.

En estas relaciones no hay unas normas escritas ni fijadas sobre lo que está bien o está mal, ni tampoco sobre lo que se puede sobrepasar o no, si no que los miembros de la pareja establecen los límites hasta donde pueden llegar y nunca habrá una pareja abierta igual que otra porque son límites y procesos de libertad que se consensuan entre los dos integrantes. Además no se trata de un tipo de relación de por vida, sino que puede cambiar en cualquier momento, por ejemplo si uno de los dos integrantes se siente incómodo o inseguro.

Es importante no confundir este tipo de relaciones con tener una pareja pero seguir actuando como si no se tuviera, sino que más bien consiste en una confianza plena en uno mismo, en la otra persona y sobre todo en la capacidad de comunicación y sinceridad entre los integrantes de la pareja.  En relación a la comunicación de pareja, no hay nada escrito sobre ello así como tampoco lo hay en los niveles comunicativos de las parejas, ya que hay algunas uniones donde se cuentan los encuentros sexuales compartiendo todo tipo de detalles, por el contrario, encontramos parejas que prefieren no contarse nada y no recibir detalles sobre los deslices sexuales con otras personas.

Llegados a este punto, se debe explicar que siempre estoy haciendo referencia a tener relaciones sexuales fuera de la pareja, y solo relaciones sexuales porque si se diera el caso de encontrarnos ante una pareja donde los integrantes tienen relaciones amorosas con otras personas (es decir, ya no se limitaría a sexo únicamente sino que entrarían en juego otro tipo de atracciones como la emocional, la moral o la sapioatracción) entonces se estaría ante parejas entendidas bajo el término poliamor. El poliamor es entendido como la posibilidad de tener varias parejas amorosas, sexuales, emocionales, morales o intelectuales a la vez, es decir, por ejemplo tener tres parejas a la vez consensuadas entre los integrantes y sin que se ponga de manifiesto mecanismos de defensa como los celos, ya que si esto ocurriera estaríamos entrando en una relación de pareja tradicional que es precisamente de lo que huyen este tipo de personas.

En la sociedad que vivimos, las parejas que mantienen una relación abierta son estigmatizadas, ya que desde mi punto de vista y tal y como apuntan los profesores Ferrer, Bosch y Navarro (2010) nos queda mucho por aprender por el papel privilegiado que tienen los mitos del amor romántico en nuestra sociedad, como por ejemplo el mito de la omnipotencia (creencia de que el amor lo puede todo); el mito de la media naranja (la falsa creencia de que elegimos a nuestra pareja porque estábamos predestinados a elegirla); el mito del emparejamiento (la creencia de que la monogamia es lo más correcto y las otras formas de amor son desviaciones); mito de la exclusividad (imposibilidad de enamorarse de dos o más personas a la vez); mito de la fidelidad (creencia de que todos los deseos sexuales, pasionales o afectivos deben ser cubiertos solo por una única persona) y el mito del matrimonio o de la pasión eterna (la creencia de que el amor es para siempre y nunca se agota).

Son mitos o falsas creencias que lo único que hacen es reforzar nuestras representaciones sociales de manera indirecta y sin ser consciente de ello, pero forman parte de esta idea de amor romántico que todos tenemos en la cabeza en mayor o menor medida.

Para finalizar, me gustaría lanzar una pregunta ¿es posible la normalización de este tipo de parejas sin que estén estigmatizadas? No creo que todavía estemos preparados para ello porque como explican los profesores antes citados, los mitos del amor romántico son muy fuertes en el modo en que entendemos las relaciones de pareja.

Referencia bibliográfica: Ferrer, V.; Bosch, E. y Navarro, C. (2010) Los mitos románticos en España. Boletín de Psicología, 99. Madrid

Bibliografía consultada

MERCEDES MURIEL SAIZ

Enfermedad mental y estigma

En esta entrada me gustaría hablar sobre la enfermedad mental, como hoy en día a pesar de los avances en el mundo de la psiquiatría (y ciencias afines) sigue siendo uno de los peores diagnósticos que te puede proporcionar un médico.

La salud mental levanta muchas pasiones entre las personas que se dedican a estudiar el funcionamiento de los procesos mentales de los individuos, y a pesar de que como digo, son muchos los teóricos y profesionales que se esfuerzan por romper la barrera que hay en torno a la patologías mentales, hoy en día nos encontramos con una sociedad fuertemente discriminatoria hacia las personas que sufren algún tipo de patología mental.

Para comenzar, voy a realizar un acercamiento a tres conceptos definidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y que vienen explicado en FEAFES, Confederación Española de Agrupaciones de Familiares y personas con enfermedad mental que nos hablan de los siguientes términos:

Se entiende por salud como un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades.

Se entiende por salud mental como un estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera y es capaz de hacer una contribución a su comunidad.

Se entiende por enfermedad mental o trastorno mental como una alteración de tipo emocional, cognitivo y/o comportamiento, en que quedan afectados procesos psicológicos básicos como son la emoción, la motivación, la cognición, la conciencia, la conducta, la percepción, la sensación, el aprendizaje, el lenguaje, etc. Lo que dificulta a la persona su adaptación al entorno cultural y social en que vive y crea alguna forma de malestar subjetivo

Las personas que sufren algún tipo de enfermedad mental, ya sea de forma conyuntural o bien de manera prolongada en el tiempo, se ven expuestos a sufrir aislamiento social por la única condición de sufrir una patología mental; sin embargo, esta discriminación no la sufren otros tipos de enfermos como por ejemplo, enfermos de cáncer, enfermos con problemas cardíacos, enfermos de pulmón o un sinfín de enfermedades. Sin embargo, el trastorno mental nos causa respeto y en muchas ocasiones causa miedo produciéndose distancia con respecto a estas personas.

La estigmatización y el aislamiento surge desde el comienzo, nadie dice abiertamente que tiene un problema mental. Es normal escuchar a personas decir que algún familiar o amigo sufre vértigos, es alérgico a determinados alimentos o bien que superó un cáncer, pero sin embargo ¿cuántos de nosotros escuchamos con la misma asiduidad mi padre está diagnóstico de trastorno bipolar, mi madre tiene un trastorno límite de la personalidad o mi mejor amigo tiene esquizofrenia? Pocas veces diría yo, más bien me atrevería a decir que caben en los dedos de una mano, es más, estas confesiones son precisamente eso, una confesión que se le hace a una persona pidiéndole que lo lleve en secreto por miedo al rechazo y la incomprensión de los demás.

Enlazando con el tema de la incomprensión, creo que es aquí donde radica una de las principales causas del estigma que hay en torno a la enfermedad social. No conocemos mucho sobre este tipo de enfermedad, y aunque no es por falta de información ya que tenemos a nuestro alcance libros, documentales, artículos, vivencias y un montón de opciones para formarnos en este campo, no recurrimos a ellos y seguimos repitiendo de generación en generación este tipo de conductas rechazantes-evitativas con respecto a las personas enfermas mentales.

Otro de los puntos a tener en cuenta, y que desde mi punto de vista está causando verdadero daño a estas personas son los mitos sobre la forma de ser de estar personas que circulan en el imaginario social. Paso a enumerar alguno de los mitos más comunes que seguro hemos escuchado.

  • Las personas que sufren algún tipo de enfermedad mental son violentas, no las ves venir y hay que tener cuidado cuando estas a su lado.
  • Las personas que sufren algún tipo de enfermedad mental no son capaces de mantener un trabajo ni de llevar una vida normal.
  • Las personas que sufren algún tipo de enfermedad mental no son capaces de formas una familia porque la convivencia con ellas es imposible.
  • Las personas que sufren algún tipo de salud mental no se van a recuperar nunca, no hay esperanza para ellos.
  • La labor de los profesionales es en vano porque no sirve de nada hacer terapia con ellos.
  • Los niños y adolescentes no tiene problemas de salud mental.
  • Por muchas pastillas que tomen para regular las necesidades físico-químicas del cerebro, seguirán siendo locos.
  • No conozco a nadie con un problema de salud mental, mi familia y amigos tenemos todos el cerebro muy sano

Como podemos observar estos son solo algunos de los mitos que surgen en torno a la enfermedad mental y aunque es evidente que no tienen base científica, seguimos repitiéndolos y reproduciendo la distancia con estas personas.

Si bien es cierto que la reforma psiquiátrica que tuvo lugar en España en los años ’80 bajo el paraguas de la Ley General de Sanidad de 1986 ayudó mucho a luchar contra el estigma en torno a la enfermedad mental, José María Sánchez Monge, Presidente de FEAFES afirma lo siguiente: “todavía, 25 años después, la reforma psiquiátrica que anunciaba la reinserción, la atención integral -incluyendo la atención domiciliaria- y el tratamiento dentro del ámbito comunitario, es una revolución que se ha quedado a medias”.

Para finalizar esta reflexión, me gustaría decir que es responsabilidad de todos los ciudadanos pero especialmente de los trabajadores sociales entre otras profesiones, tratar de sensibilizar a la población con esta realidad, la enfermedad mental existe y hay que visibilizarla, porque conocer la realidad es parte de la solución, conocer la enfermedad mental es por tanto, parte de la solución contra la estigmatización.

saludmental

Fuente de información: Obertament. Per la salut mental, dóna la cara

Día Mundial de la Salud Mental 2015. Ponte en mi lugar, conecta conmigo

MERCEDES MURIEL SAIZ