El tabú del incesto

En muchas de las sociedades humanas el incesto es aborrecido y no se entiende que puedan dar casos. Cuando hablamos de incesto, nos referimos a las relaciones sexuales que se establecen entre familiares que mantienen lazos de consanguinidad entre sí.

El incesto está presente en nuestras vidas desde tiempos primitivos hasta la sociedad actual, en países modernos y con gran avance cultural. Algunos de los motivos por los cuales está mal visto el incesto son biológicos, ya que parte de la sociedad cree que cuando se mantienen relaciones sexuales con un familiar directo puede derivar a que el hijo tenga diferentes niveles de discapacidad o deficiencia mental. Se ha demostrado esta teoría es falsa,por ejemplo se han dado casos en los que dos hermanos han tenido hijos completamente sanos. Otro ejemplo del motivo por el cual la sociedad no ve con buenos ojos el incesto es porque desde antiguamente se ha visto como un problema para la continuidad humana.

Los Dioses en la mitología, practicaban el incesto para preservar los linajes, considerados superiores al resto de la sociedad. Ésto también se ha repetido en diferentes dinastías para preservar el reino y la sangre azul.

Existen numerosas obras que hablan del incesto como por ejemplo William Shakespeare, en su obra más larga, Hamlet, se atrevió a explorar éste tema tabú.

SERGIO ROMERO URBANO

Enlaces:

http://cec.vcn.bc.ca/mpfc/modules/fam-incs.htm

http://www.definicionabc.com/social/incesto.php

https://es.wikipedia.org/wiki/Incesto

 

EL TABÚ DE SER PUTA

Antes de comenzar a desarrollar el tabú de la prostitución es necesario definirlo; según la RAE prostituta es aquella persona que mantiene relaciones sexuales a cambio de dinero. Actualmente el término trabajadora del sexo ha sido acuñado por aquellas prostitutas que se autodefinen como mujeres libres, independientes y empoderadas, con la intención de visibilizar su autodeterminación para ejercer dicha profesión.

mascaras

 

¿Por qué es un tabú ser prostituta? Las sociedades actuales reflejan la prostitución como producto de la violencia machista. Se considera que el ejercicio de la misma es consecuencia de la manipulación del hombre sobre la mujer, despojando así el poder de autodeterminación de las mismas. Esto sitúa a las trabajadoras sexuales en una posición inferior, victimizándolas y quitándolas todo su poder de elección sobre sí mismas. ¿Pero por qué el trabajo del sexo es considerado un trabajo que nadie querría ejercer? Es posible que tenga relación con dos factores fundamentales; por un lado la mitificación del sexo en nuestras sociedades, que aún hoy se concibe como algo íntimo y sagrado. Y por otro, con la negación a las mujeres de su sexualidad y empoderamiento sobre la misma.

Cabe decir, que la prostitución no siempre ha sido una profesión tabú. En la antigua Grecia durante el s. IV las mujeres con mayor independencia social y económica eran las llamadas hetairas, mujeres cultas que intercambiaban sexo a cambio de dinero. Mientras que la mayor parte de las mujeres eran desposadas a una edad muy temprana quedando tuteladas por sus maridos. Por tanto, la prostitución era una salida a la independencia de la mujer, para poder crecer intelectual y personalmente.

Los tabúes, también son creados por la ausencia de leyes que los legitimen. Actualmente en España la ley no sólo no legitima el trabajo del sexo, sino que lo criminaliza; multando a los clientes y a las trabajadoras. Pero volviendo a otras civilizaciones, contemplamos una realidad muy diferente. Durante el s. XVIII en la antigua Mesopotamia se consideraba la prostitución como un oficio digno, con deberes y derechos que eran protegidos en las leyes aguardadas bajo ”El Código de Hammurabi”. En él se regulaban los derechos de herencia de las prostitutas. Es irónico ver cómo las sociedades no siempre evolucionan de forma positiva.
Varias veces he hecho referencia a la dignidad humana, la cual siempre se pone en duda cuando se habla de prostitución, bien sea para criminalizarla o para victimizarla. La Real Academia Española define la dignidad como la gravedad y decoro de las personas en la manera de comportarse. Al contemplar dicha acepción, me pregunté ¿qué es el decoro?; según la R.A.E sitúa como primera acepción ”honor, respeto, reverencia que se debe a una persona por su nacimiento o dignidad”; y en segunda acepción ”pureza, honestidad y recato”. Ninguna de las definiciones sobre la dignidad humana la concibo como válida. Considero que el ser humano es digno por su condición de ser vivo, y se merece respeto por el mismo.

Me llaman calle de Manu Chao. Dedicada a todas las trabajadoras del sexo, prostitutas, putas que luchan cada día contra el estigma que la sociedad lanza sobre ellas.

Alba Gutiérrez García

Etimología

Prostitución en la historia

Hetairas

Código de Hammurabi

Antecedentes de la prostitución

Terminología y conceptos en prostitución

Ley Orgánica 4/2015, 30 de marzo, de protección de la seguridad ciudadana

Definición de decoro

Definición de prostituta

No me llames Dolores, llámame Lola; No me llames lúmpen que soy clase media.

Aunque el tema “huelga” no sea tabú de por sí, en nuestra clase no solemos tomar tiempo para hablar sobre él: está casi oculto. LLegar a puntos en común parece impensable y a menudo se termina en discusiones. En esta entrada querría exponer mi argumento y, por que no, intentar (e intentad) que este espacio pudiera llegar a servir como una forma de ver pausadamente las opiniones de ls demás. POR SUPUESTO que podéis participar y rebatir (:

Entendemos huelga como una alteración en actividad laboral. Esta acción, insurrecta y esclavista (recuerda quién es el capital humano (tú) y quién tiene los medios de producción (tú no)), dejó muerts en su camino horizontal antes de ser regulada. Su deslegitimación comenzó con su control constitucional, favoreciendo, a posteriori, la creación de un nuevo falso dilema con los derechos individuales como principal relieve. En las siguientes líneas desgranaré, desde la solidaridad como valor, los piquetes como máxima expresión de maldad en pro de otro posible enemigo. Empecemos.

Sí, hacer huelga es individual. Es un derecho que decides ejercer o no ejercer. Sumarte a la huelga, en cambio, funciona como un acto colectivo. Y si es colectivo es solidario. Y si te centras en tus derechos individuales, el acto de no secundar se convierte en insolidario: si los logros se comparten, ¿por qué salir de mi zona de confort pudiendo haber lúmpenes-oh, no, yo no soy lúmpen-que salven mi clase media? ¿Para qué o por qué habría de arriesgarme?

Puede que si te afectan los paros es porque estemos más relacionads de lo que realmente pensamos; no compartimos cuestiones ideológicas pero sí un jefe, varón, que se recrea en nuestra plusvalía. Dejar de pensar que la separación es por gremios nos aleja del foco patronal por separar las luchas: solo hay un enemigo y no es la persona que te impide entrar a tu trabajo.

Si observamos el caso estudiantil, encontramos el denominador común. Las potestades constituidas fomentan la exclusión, privan de educación, vivienda, sanidad y trabajo.

¿Por qué pensamos que el enemigo es quien alza el puño gritando consignas libertarias y excluimos de cualquier razonamiento al poder del traje? Nos importa más cubrir nuestras necesidades que pensar en ls demás. Incongruencia y huelga nunca irán de la mano.

Posicionarse como neutral en casos de injusticia es elegir el lado del opresor.

A la huelga sí

Te recuerdo Amanda

A galopar

Ellos dicen mierda

Yo pisaré las calles nuevamente

Salgo a la calle

 

La palabra tabú etimológicamente tiene un origen incierto. Las referencias más antiguas nos llevan hasta Hawai, Tahití y la Polinesia, donde existía un término antónimo de esta palabra que se traduce como ordinario, así lo opuesto al tabú es lo común y corriente.

Se introduce en Occidente a través del inglés a finales del siglo XVIII gracias al capitán James Cook, quien lo introdujo en los relatos de uno de sus viajes. Se refería a un sacrificio religioso, lo intocable, lo prohibido.

En la actualidad, se entiende el término tabú en el lenguaje común para hacer referencia a las actitudes, acciones, comportamientos o conjunto de valores que son opuestos a lo socialmente aceptable.

Los tabúes son creados y trasmitidos culturalmente, su expresión es individual.

¿Se pueden clasificar los tabúes en positivo y negativo? ¿En función de qué varían? ¿En torno a qué? ¿Cuál es el fin de mantener tabúes?

Esperamos vuestra colaboración para así poder deconstruir-construir la palabra tabú: crear nuestra propia definición que de respuesta a esta y otras cuestiones.

Christian Schloe: Christian Schloe

 

Ninoska Tatiana Burgos Bolaños

Elvira Castro Gutiérrez

Marina Florit Reurer

Alba Gutiérrez García

Alba Medina Jiménez

Mercedes Muriel Saiz

Sergio Romero Urbano

Marina Ruiz Martínez