TABÚ DE LA DEBILIDAD HUMANA

Primero quiero explicar por qué he considerado tabú la debilidad del ser humano. La debilidad siempre se ha entendido como falta de fortaleza física y psíquica, que forma parte de personas fáciles de manipular, de engañar, de hacer daño, que carecen de independencia o autonomía. Pero ¿por qué le damos un significado tan duro, triste o malo?

La debilidad forma parte del ser humano, es una característica  que nos ayuda a vivir con la verdad. Debilidad y fortaleza van unidas, las entendemos como antónimas la una de la otra, pero no tomamos consciencia de que ambas se necesitan para existir.

Nos hemos habituado a esconder nuestra realidad, nuestros complejos, dolencias, sentimientos. Síntoma de la desconfianza hacia el otro. ¿De dónde parte dicha desconfianza? ¿del instinto de supervivencia? ¿O bien del miedo con el que las cúpulas de poder nos controlan? Una sociedad real, que muestra debilidades para después poder asumir fortalezas, es una sociedad libre.

Nos han educado para que la verdad nos asuste y creamos que somos más fuertes escondiéndola. Pero el mayor de los problemas no es que la escondamos a la sociedad, si no que escondamos nuestra propia verdad de nosotros mismos.

La debilidad es bella porque es verdad. La debilidad muestra al ser humano tal cual es, en su conjunto. Estamos en una época en la que es cotidiano ver cómo la gente acude a las farmacias a por ansiolíticos, al psicólogo para poder descifrar lo que sienten por dentro;  esta serie de situaciones son consecuencia de la retención continua de sentimientos, de la falta de libertad de las personas dentro de sus propias familias, círculos de amigos, trabajo, etc. Se nos exige ser fuertes constantemente, llevándonos a un continuo control de nuestros impulsos, lo cual genera un estado cada vez más alto de frustración y ansiedad.

 

La debilidad del ser humano es el mayor tabú de la historia, puesto que esconde la mayor verdad, la de uno mismo.

¿Tenemos miedo a descubrir nuestra propia verdad?

Alba Gutiérrez García

Anuncios

LOS TABÚES DE LA BELLEZA

En esta entrada nos centraremos en los tabúes que corresponden a la belleza considerada femenina ya que la mujer ha sido, históricamente, la figura más supeditada a obedecer estos cánones teniendo por objetivo su sexualización y cosificación.

2

La belleza es un concepto subjetivo y cambiante, por ello ha sufrido diferentes transformaciones a lo largo de la historia en base a las diversas culturas, territorios y sus circunstancias. Por lo que, cada etapa histórica, ha elaborado su propio concepto de la misma y, en consecuencia, sus propios tabúes.

En base a esto, consideramos tabú en la belleza todo aquello que dista de los estereotipos normativos. Estos están reflejados en los medios de comunicación masivos y representan un movimiento de control socio-económico a gran escala, que penetra en las mentes de las generaciones actuales reproduciendo un único concepto de lo que puede ser atractivo y qué se considera anti-estético. Actualmente, este estereotipo en la mujer responde a una imagen de delgadez extrema, apariencia lánguida, cabizbaja y sumisa frente a un hombre poderoso, fuerte e independiente.

3

Nos encontramos ante un fenómeno social de culto al cuerpo que tiene por finalidad alcanzar el canon de belleza. En lugar de fomentar la vida sana, la confianza y el empoderamiento en base al ejercicio físico y una buena dieta, lo que se consigue es generar miedo a nuestros propios cuerpos al no conseguir la aceptación social. Esto desemboca en la persecución de la delgadez insalubre. Los medios de comunicación fomentan esto por intereses comerciales descuidando la salud pública en colaboración con las grandes farmacéuticas.

‘’ Esta variada muestra de mensajes forma un agobiante y tiránico discurso pro-belleza y pro-salud muchas veces falaz’’.

La sociedad rechaza ciertas características (evitables o inevitables para el individuo) que se han convertido en un tabú impuesto. La principal representación del tabú en la belleza que encontramos es la gordura. Las mujeres que no siguen las formas establecidas no son consideradas mujeres atractivas, siendo asexuadas y estigmatizadas. Nos preguntamos por qué es necesario hacer contra-campañas con personas gordas para dar visibilidad encontrándonos, como única respuesta, alabanzas a su valentía y su coraje a la hora de mostrar sus cuerpos sin miedo. Pero lo que jamás escucharemos por parte de la sociedad es: ‘’ ¡Qué mujer tan atractiva!’’.

1

Actualmente existen muchas aplicaciones que tienen por objetivo retocar las fotos para conseguir este falso canon de belleza. Los más utilizados son aquellos que te permiten eliminar las manchas de tu cuerpo, granos, cicatrices y, sobretodo, celulitis. Este tabú es alimentado por las diferentes firmas farmacéuticas, que sacan un gran beneficio económico a través de cosméticos y cremas que prometen resultados milagrosos siendo siempre el fin cubrir e invisibilizar la verdad.

4

Esto nos lleva a caer en una vorágine de falsedad en la que lo que prima es la apariencia escondiéndonos de nosotros mismos, persiguiendo siempre las exigencias del otro en lugar de las propias.

La belleza no normativa

” Acabemos con los tabúes del cuerpo femenino”

La evolución de los cánones de belleza a lo largo de la historia

El discurso crítico contra la tiranía del culto al cuerpo”

” Inválidos, feos y freaks ”. Marta Allué

Sexualidad en las personas con discapacidad

 Alba Gutiérrez García, Alba Medina Jiménez

La palabra tabú etimológicamente tiene un origen incierto. Las referencias más antiguas nos llevan hasta Hawai, Tahití y la Polinesia, donde existía un término antónimo de esta palabra que se traduce como ordinario, así lo opuesto al tabú es lo común y corriente.

Se introduce en Occidente a través del inglés a finales del siglo XVIII gracias al capitán James Cook, quien lo introdujo en los relatos de uno de sus viajes. Se refería a un sacrificio religioso, lo intocable, lo prohibido.

En la actualidad, se entiende el término tabú en el lenguaje común para hacer referencia a las actitudes, acciones, comportamientos o conjunto de valores que son opuestos a lo socialmente aceptable.

Los tabúes son creados y trasmitidos culturalmente, su expresión es individual.

¿Se pueden clasificar los tabúes en positivo y negativo? ¿En función de qué varían? ¿En torno a qué? ¿Cuál es el fin de mantener tabúes?

Esperamos vuestra colaboración para así poder deconstruir-construir la palabra tabú: crear nuestra propia definición que de respuesta a esta y otras cuestiones.

Christian Schloe: Christian Schloe

 

Ninoska Tatiana Burgos Bolaños

Elvira Castro Gutiérrez

Marina Florit Reurer

Alba Gutiérrez García

Alba Medina Jiménez

Mercedes Muriel Saiz

Sergio Romero Urbano

Marina Ruiz Martínez